Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Hoy es el Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y en Centro MovimienTOs hemos querido darle voz explicando en qué consiste:

La ELA también es conocida como la enfermedad de Lou Gehrig. Es una enfermedad de las neuronas en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios.

Uno de cada 10 casos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) se debe a un defecto genético. La causa se desconoce en la mayoría del resto de los casos.

En la ELA, las células nerviosas (neuronas) motoras se desgastan o mueren y ya no pueden enviar mensajes a los músculos. Con el tiempo, esto lleva a debilitamiento muscular, espasmos e incapacidad para mover los brazos, las piernas y el cuerpo. La afección empeora lentamente. Cuando los músculos en la zona torácica dejan de trabajar, se vuelve difícil o imposible respirar.

Los síntomas generalmente no se presentan sino hasta después de los 50 años, pero pueden empezar en personas más jóvenes. Las personas que padecen esta afección tienen una pérdida de la fuerza muscular y la coordinación que con el tiempo empeora. Ésto les provoca la imposibilidad de realizar de actividades rutinarias como subir escaleras, levantarse de una silla o deglutir.

La debilidad puede afectar primero los brazos o las piernas, o la capacidad de respirar o deglutir. A medida que la enfermedad empeora, más grupos musculares desarrollan problemas.

Aunque la mayoría de las personas es capaz de pensar como lo hace normalmente, si bien una pequeña cantidad presenta demencia, lo que provoca problemas con la memoria. Además, cabe destacar que la ELA no afecta los sentidos (vista, olfato, gusto, oído y tacto).

La debilidad muscular comienza en una parte del cuerpo, como el brazo o la mano, y empeora lentamente hasta que conduce a lo siguiente:

  • Impedimento para levantar cosas, subir escaleras y caminar
  • Dificultad para respirar
  • Problemas para tragar, asfixia con facilidad, babeo o náuseas
  • Caída de la cabeza debido a la debilidad de los músculos del cuello
  • Problemas del habla, como un patrón de discurso lento o anormal (arrastrando las palabras)
  • Cambios en la voz, ronquera

Existen otros síntomas que se asocian,por el transcurso de la enfermedad: Depresión,Pérdida de peso, Calambres musculares, Rigidez muscular, llamada espasticidad,…

No se conoce cura para el ELA pero existen tratamientos medicos para paliarlos síntomas, así como la recomendación de asistencia a Fisioterapia y Terapia Ocupacional para que el proceso evolutivo de la ELA vaya más lento. De este modo la persona tendrá una mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *